Porque no podemos esperar a que las grandes actuaciones a nivel global arreglen el mundo. Los ciudadanos tenemos que intervenir.

Porque, las acciones pequeñas suman una grande.

Teniendo en cuenta que la artesanía, un trabajo costoso, lento y esmerado ha sido por mucho tiempo devaluado como trabajo invisible de comunidades lejanas, QALAN cruza las fronteras y busca el diálogo con aquellos fabricantes de sueños, narraciones y recuerdos por mucho tiempo olvidados.

Quince años de experiencia en el área artesanal con comunidades rurales de Sud América  avalan nuestra filosofía  de hacer comercio equitable con los grupos  con quienes trabajamos, contribuir, dentro de nuestra posibilidad, a una mejora  en su calidad de vida. Recientemente QALAN ha comenzado a trabajar en Asia  con los mismos principios éticos.

Para ello, viajamos al país elegido y convivimos el tiempo necesario con las comunidades artesanales cuya técnica queremos aplicar en nuestros diseños. Visitamos distintos talleres y  hablamos con sus propietarios a fin de evaluar la factibilidad del proyecto.  Elegimos el taller que creemos se adapta mejor  a nuestros principios y necesidades para comenzar a sacar muestras físicas de los diseños que queremos comercializar. Vale aclarar que los talleres de artesanía QALAN  están liderados por mujeres nativas de cada comunidad implicada en el proyecto.

 

Nuestra motivación.

QALAN ha sido creada con la intención de ofrecer un cambio sostenible en la relación comercial establecida con comunidades artesanales de Ecuador e India. Ofrecemos a los artesanos la oportunidad de participar en el mercado internacional a la vez que implicamos a nuestros clientes en un cambio de actitud comercial haciéndoles partícipes del mundo artesanal donde se producen nuestros  productos.