1.Semilla de Tagua o marfil vegetal.

La palmera de la tagua crece en los bosques subtropicales de algunos países de Sud América. La semilla de la tagua se recoge a mano sin cortar el árbol, en el interior hay pequeños cocos que con el tiempo llegan a endurecerse y adquieren  un color blanco como el marfil. Estas son las nueces que se tallan y pulen para hacer bisutería. Todo el proceso es manual por lo cada pieza es realmente única. La comercialización de productos de tagua garantizan la sobrevivencia de la selva y sus habitantes.

2. Semilla de Açai.

El açai o asai es una palmera cuya fruta es muy nutritiva y rica con contenido muy alto en antioxidantes.

El asai es una baya de la cual no muchas personas han oído hablar. A pesar de su pequeño tamaño, se puede considerar como uno de los alimentos más nutritivos que hay. Crece en los árboles de la palma de asai en la selva amazónica. Los nativos de ésta región la han utilizado durante miles de años como base de su alimentación, así como, para mejorar la salud y dar vitalidad.  Su nombre, para las tribus indígenas del Amazonas significa, “la fruta que llora”,refiriéndose a una leyenda de éstas tribus. Tradicionalmente la semilla de así ha sido utilizada también  para hacer bisutería.

 

3. Semilla de Pambil.

Este árbol vive en zonas muy ricas en agua, donde la vegetación es muy densa y conseguir un rayo de sol es tarea compleja. Estas regiones tienen árboles de gran tamaño, cuya copa tapa por completo el suelo. El árbol de pambil es conocido como “el árbol que anda” porque sus raíces no están totalmente dentro de la tierra, sino que se encuentran parcialmente en el aire. A medida que el árbol va creciendo, si otro ejemplar le hace sombra y hay un claro de luz en una dirección determinada, empiezan a crecer reíces en esa dirección, al mismo tiempo que van muriendo raíces en el lado opuesto. Esta operación puede durar meses o años y una vez completada, el árbol se ha desplazado unos cm, los necesarios para seguir creciendo.    

El tronco de éste árbol se utiliza, en las viviendas indígenas para hacer pilares y suelos, mientras que las hojas sirven para proteger los techos contra la humedad, las semillas son utilizadas para realizar bisutería.

 

4.  Huayruro.

Huayruro, la semilla de la buena suerte, atrae la fortuna, la suerte y la fama. Tambien se utiliza contra el mal de ojo y la envidia. Este talismán es originario de los Incas del Perú que lo utilizaban en forma de colgante, collar o brazalete. Su uso ha perdurado hasta nuestros días. El árbol de Huayruro es de la familia de las leguminosas y lo podemos encontrar en las selvas amazónicas principalmente de Perú o Venezuela.

 

 

Envía esta página a: